Para el inmigrantes, la Iglesia es un santuario de proteccion, de refugio

Declara el Pastor Melvin Valiente

This conversation was conducted by Jaime Lázaro in Spanish. Read the English translation.

Comprometido con su comunidad hace más de una década, el pastor Melvin Valiente dirige la Primera Iglesia Bautista de Maywood en California, una congregación afiliada a las Iglesias Bautistas Americanas.

Su interés por promover la educación, ayudar a los desvalidos y a los necesitados, ha permitido que desarrolle con éxito su labor, que ha traspasado los linderos de su templo, al involucrarse con la ciudad.

La Primera Iglesia Bautista de Maywood, cuenta con una asistencia promedio de 300 personas y mantiene una fuerte actividad con sus miembros y su vecindario.

En el diálogo hizo algunas declaraciones que queremos mencionar:

  • Melvin Valiente sugiere estar alertas con adoradores itinerantes que traen soluciones rápidas a los problemas. Y no es que sea malo, simplemente al sobreenfatizar, se crea una cultura que no conoce mucho la doctrina. ¿Deben los pastores evaluar la trayectoria y la teología en las letras de los adoradores antes de invitarlos?
  • Melvin piensa que mucha gente busca a Dios por miedo. Porque algo les pasó y piensan que es una maldición o que Dios los está trayendo a la fuerza a la Iglesia. ¿Deben los adoradores y pastores poner atención a este argumento y compartir más gracia que condenación?
  • El inmigrante indocumentado –dice el Pastor- mira a la Iglesia como un Santuario de protección, de refugio, donde puede traer sus cargas, con la confianza que Dios va a responder. ¿Será por esto que en muchas iglesias son los miembros más activos y comprometidos?

A continuación, la entrevista completa:

¿Por qué piensa usted que es importante la adoración dentro de los servicios?

Pienso que el ser humano trae la música en la sangre. Y se puede ver cuando un niño al escuchar música empieza a moverse. Cuando es mayor, la música tiende a relajar a la persona o lo pone alegre. Si uno tiene que manejar una larga distancia, lo que hace es buscar música, pienso que la música es un gran aliciente, un gran animador en la vida del ser humano porque es parte integral de nosotros. Como que Dios al crearnos puso en nuestro ADN esa parte musical, porque de hecho fuimos creados para adorar a Dios.

¿Piensa que la música es de Dios?

Si, Dios es el creador de la música. La gente tiende a pensar que la música es mundana, pero simplemente es por la desviación que ha tenido, pero Dios es el Creador. De hecho, el primer adorador fue Satanás, quien al ser expulsado la distorsionó toda, pero originalmente, Dios creó la música.

Al observar la evolución que ha experimentado la música cristiana en los ultimos 30 años le pregunto ¿Cree usted que son mejores las letras contemporáneas que las antiguas?

No podría generalizar, pero en cuanto a letra, he escuchado a mucha gente que tienden a decir que los himnos tenían mejor letra, porque la gente pensaba más a la hora de escribir y eran más doctrinales. Si usted oye un himno, encuentra doctrina. Habla de la sangre de Cristo, la salvación por fe, el servir a Dios. Entonces, los himnos tenían ciertos aspectos doctrinales contenidos en tres o cuatro estrofas, que eran escritos artísticamente. En los cantos de ahora, encontramos muchos que no estan muy pensados. Alguien escribió  música con mucho ritmo y le puso unas cuantas letras, pero no le puso mucho pensamiento. Ahora, existen otros que si, que realmente pensaron antes de escribir. Existe un buen número de personas que ha escrito buenos temas y otros que no fueron muy pensados. Posiblemente se dejaron llevar por emoción en lugar de pensarlo.

¿Usted piensa que las letras de los himnos estaban mejor escritas que ahora?

Tenían más contenido.

¿Quiere decir que los himnos tenían más contenido doctrinal y las de ahora más contenido emocional?

Así es, así lo puedo percibir. Tienen un contenido más emocional, pero aclaro que no es toda, porque hay muchos cantos modernos que fueron bien pensandos y uno puede distinguir. Por ejemplo, al escuchar a Marcos Vidal, usted puede observar una letra bien pensada y decir que realmente se inspiró cuando escribió eso. Y esa es una combinación de buena letra con música moderna. Pero a veces, usted encuentra otras canciones que solo son una repetición de dos o tres frases. Simplemente las suben de tono o las bajan, lo ponen un poco más rápido o más lento y ese es el canto.

¿Se puede afectar a la congregación si se invita a un adorador que interpreta este tipo de temas?

Eso puede llegar a pasar, porque muchos de esos cantos tienden a dar una esperanza para el momento. Hablan de sanidad. Dicen que “Dios te puede sanar en este momento”, dicen que “te puede romper cadenas” o si sientes que estás derrotado, “Jesucristo es tu guerrero y puede pelear por ti”. No es que sea malo eso, pero cuando se sobre enfatiza y no se crea un balance con una letra más elaborada, corremos el peligro que podemos levantar una generación de gente que no conoce mucho la doctrina. No podemos decir que solo a través de la música se va a enseñar, porque hay que hacerlo por medio de una enseñanza sistemática, pero la música es un buen instrumento para hacerlo.

¿Tiene usted cuidado con los temas que cantan en la Iglesia?

Si. Aunque teniendo a Eddie Soto como líder de alabanza, las canciones pasan un filtro para evitar que se canten canciones que no sean bíblicas. Y ese es otro problema, porque hay cantos que no son muy bíblicos. Por otro lado, es difícil interpretar sólo música que enseñe, porque el pueblo, ahora está acostumbrado a algo que le levante sus emociones. Entonces, debe haber algo como una especie de transición de un lugar de emoción a otro que sea más balanceado.

Hablando de las emociones ¿Son importantes durante la Adoración en el templo?

Yo creo que si. De hecho, antes se decía “yo danzo en el Espíritu”, y mucha gente decía que no era un danza en “la carne”, sino que era una danza “en el Espíritu”, por eso tiene que ser aceptada. Pero la realidad es que no puede uno cantar solo en el Espíritu o sólo en la carne, sino que la adoración tiene que ser integral. Tiene que ser una adoración donde usted a la vez que está cantando en la carne, no se despega del aspecto espiritual que tiene en su vida. No se puede ser muy espiritual y olvidarse de sus necesidades emocionales. Pienso que la adoración puede ser emocional, espiritual y a la vez pensada. Es una combinación de esas cosas. No puede ser sólo una. Hay un Salmo que dice “cantaré al Señor en mi carne”, dando a entender la importancia de que eso que usted tiene y siente y todo alaba al Señor también. No puede uno despegarse, como decía un teólogo latinoamericano. Hay veces que nos concentramos tanto en lo espiritual de las almas que nos olvidamos que esas almas tienen cuerpo. Tiene que haber un balance entre su espíritu y su cuerpo, eso se llama adoración integral. Usted no descuida una cosas por otra.

Hablando de integral, es difícil porque hay congregaciones que están enfocadas en la Adoración solamente, otras solo en el evangelismo, etc.

Un poco antes de grabar esta entrevista, le compartía que yo he estado en entrenamiento de “Una Iglesia con propósito”, donde se habla de la importancia del balance, entre lo que es la Adoración, el Evangelismo, el Discipulado, el Compañerismo y la Misión de la Iglesia. Esas cinco cosas deben estar balanceadas. La adoración es como el vehículo, la adoración es parte de todas. No puede haber evangelismo si no hay adoración, no puede haber discipulado si no hay adoración, porque usted es un adorador en todo lo que hace. Entonces, las otras cuatro cosas, son como las cuatro ruedas de un vehículo, que si usted le quita una, el vehículo no se va a mover bien. Yo estoy tratando de balancear, para llegar a ser lo que se conoce como una Iglesia saludable, donde puede abarcar los cinco propósitos de una Iglesia: Adoración, Discipulado, Evangelismo, Compañerismo y la Misión de la Iglesia.

Si entendemos que la Adoración debe ser parte de cada uno de estos propósitos, un estilo de vida ¿Cómo hacen para que la gente lo entienda?

Es un proceso de discipulado, el cual lo hacemos en tres niveles. De uno en uno, el líder se acerca y está en contacto con las personas que están a su cargo, y si mira que alguien está fallando en alguna área, lo aconseja personalmente. Luego, tenemos discipulado en grupos pequeños o células, donde constantemente enseñamos la Palabra de Dios. Estos grupos pequeños deben alcanzar estos cinco propósitos y luego, una Escuela de Discipulado, donde enseñamos de manera sistemática, a leer la Biblia, cómo hacer un devocional, cómo evangelizer, etc. Todo lo que sirve para crecimiento. Después le enseñamos la doctrina de la Iglesia, la Visión de la Iglesia y la Misión. Osea, cómo yo voy a servir ahora, donde se enseña los dones espirituales y otras cosas más. Constantemente estamos con ellos, para que aprendan a transferir todo eso que han aprendido a una vida práctica, porque ahí está el asunto que es un problema a nivel mundial y probablemente en Latinoamérica. Lo estamos estudiando actualmente en el programa doctoral de Fuller, a qué se debe que la Iglesia no está funcionando como un agente transformador en su comunidad. Por ejemplo en Guatemala, la mitad de la población son cristianos, pero es uno de los países más violentos de mundo. ¿Por qué el Evangelio no está ocasionando un impacto en la sociedad? El problema es que no ha habido un discipulado tranformacional. Son cosas a las que estamos despertando y empezando a hablar y discutir en grupos pequeños. ¿Cómo podemos convertirnos en personas que no solo adoramos en la Iglesia sino que donde quiera que vamos estamos conscientes que somos adoradores? Esto se logra..

¡Con persecusión! (risas)

Si, con persecusión. Se logra con un seguimientos y con lo que se llama Verificación de Resultados.

¿Cómo piensa que los Latinos se imaginan a Dios cuando adoran?

En una enseñanza llamada “Educación continuada de Pastores Bautistas”, uno de los temas fue eso, la perspectiva que uno tiene de Dios y del liderazgo. Se mencionó que la colonización trajo un impacto en nosotros. El español vino como conquistador, luego se levantan tiranos que gobiernan y tienen al país bajo su control, entonces se levanta un líder que se convierte en un caudillo, que junta gente y hace una revolución y quita al otro. Pero con el tiempo ese lider también se hace tirano. El latino se ha formado el concepto de líder, como un dictador, como el cacique. El peligro de eso es que se tiende a pensar que Dios es un Dios cacique, tirano. Si no cumples te vas a ir al infierno, se mira a un Dios justiciero y castigador, por el trasfondo que tenemos. Debemos de pensar de nuevo la Teología que tenemos, dejando a un lado nuestras culturas, ir a la Biblia y tener la imágen correcta. Porque la Biblia describe a Dios como un padre, pero hay que ver la imagen del Padre bíblico no del padre que hemos tenido nosotros, un padre machista, abusador. Raramente puede uno ver a Dios como un amigo o como alguien que está disponible para nosotros. Lo vemos lejano, que está en sus cosas y que solamente viene cuando nos hemos portado mal.

¿Es por eso que venimos a sus pies con sentimientos de culpa?

Si, a golpearnos el pecho y a decir “perdónanos, soy malo, no me castigues”. Venimos con la idea de que Dios nos va a castigar. Esa idea la tenemos muy metida en la cabeza.

¿Cree que muchas veces se viene a adorar por miedo?

Si. De hecho, mucha gente busca a Dios por miedo. Porque algo les pasó y piensan que es una maldición de Dios o que Dios los está trayendo a la fuerza a la Iglesia, en lugar de venir pensando que es un Dios de gracia, que nos da algo que no merecemos, que en su infinita misericordia él nos quiere alcanzar sin importar dónde y cómo estemos, simplemente porque nos ama.

¿Vienen a la Iglesia a ganarse el favor de Dios?

Si, porque la idea de que si el capataz o el líder me ve que estoy aquí, me va a dar mi salario, me va a dar lo que merezco.

¿Piensa que venimos para dar o para recibir?

Principalmente, creo que es para recibir, esa es la realidad. Ha habido una adulteración de la fe.

¿Tenemos mucho de la religión tradicional de la que venimos?

Si, tenemos bastante. Por ejemplo, el llegar a pensar que no se puede adorar a Dios fuera del domingo, es una tradición sólida del Catolicismo. Hay personas que si asisten a un servicio en sábado por razones laborales, sienten que les faltó algo porque no fue en domingo. El servicio no tiene el mismo valor, mientras en la cultura anglo, tienen servicios los sábados para quienes trabajan el domingo y no tienen sentimiento de culpabilidad porque saben que fueron a adorar a Dios.

Es una herencia cultural, porque en Latinomérica ni siquiera iban a misa los domingos ¿Verdad?

Si, tal vez decir herencia cultural sería lo más apropiado. Ese es el problema, que sí traemos rasgos de la religión tradicional, como el sentimiento de culpa, el mismo hecho de la confesión de pecados o de la intercesión. Hay muchas personas que vienen constamente al pastor a pedir oración porque tienen problemas, confían más en la oración del pastor que en la oración que ellos mismos pueden elevar. Hay algunos que dicen “es que usted está más cerca de Dios”. Es que ven al Santo o al Sacerdote, porque no hemos aceptado la idea de que todos somos sacerdotes.

¿Cree que la cultura machista que tenemos los latinos impide el quebrantamiento en tiempos de Adoración?

Como hombres, si. Esto viene de la Colonia, cuando vino el español o el árabe, porque cuando vino Cristóbal Colón se trajo unos Moros, que estaban en la cárcel. A llegar acá y tener relaciones con la indígenas, el Mestizo que nació, estaba confundido porque por un lado su madre era indígena, que fue usada por el padre español quien a su vez no la miraba como su mujer. Este mestizo comenzó a crecer, creyendo que la mujer no tenía valor. Creció confundido porque por un lado los otros indígenas no los recibían porque era mestizo y el español tampoco porque tenía sangre indígena. Pero el mestizo fue más influenciado por el español por el poder que tenía. Al escoger, prefirió ser como el español. Y como vio que el padre era despreciativo con la madre, que la abandonada y visitada solo cuando la quería usar, creció con esa idea y la fue transmitiendo a sus hijos.

A su vez, trajeron la enseñanza de un libro negro (la Biblia) que también habla de patriarcado y desprecio a las mujeres

Es por eso que tendemos a ser machistas.

¿Usted cree que enseñamos en la Iglesia el machismo sin darnos cuenta?

Si, cuando se habla de los roles del hogar, cuando decimos que el marido es cabeza de la mujer y la mujer se somete a su marido, ahí el machista tiende a alimentar esa tradición que existe. Y aunque decimos que no hay, si existe porque hay muchas iglesias que todavía dicen que la mujer debe estar en la casa, cocinando. Se dice que la mujer se someta a su marido, que él tiene la última palabra y que lo que él dice, eso se hace. Y cita en la Biblia, lo que le conviene y se le olvida que el mismo Pablo dice: “someteos unos a otros”.

Pero Pablo decía eso porque era soltero (risas)

Si, porque no tenía ese problema (más risas). Pienso que el problema es por la cultura que traemos. Se nos hace muy difícil tratar de enseñar que en un hogar la mujer tiene el mismo lugar que el varón.

¿Por qué piensa que los latinos somos un poco más apasionados para expresarnos en nuestra Adoración al Señor?

Pienso que es por el tipo de música que llegó a Latinoamérica. La música que llegó a Estados Unidos era más clásica, más para oir y para apreciar, mientras a Latinoamérica llegaron guitarras, tambores, instrumentos rítmicos. Desde muy niños empezaron a oir y crecer con esa música. Pienso que tiene que ver con la música que nos trajeron. La otra cosa es que la música se convierte en instrumento para expresar nuestras situaciones. El norteamericano vino y sufrió el primer año, pero después se estabilizó y fueron prosperados bien rápido, porque traían los recursos y no hubo mezcla. El anglo quedó anglo desde que vino mientras que el español llegó y nació un nuevo grupo llamado “Mestizo”, que sufre porque crece en un ambiente de pobreza, porque se llevaron las riquezas. Tuvieron que comenzar de nuevo. En ese proceso de sufrimiento, comenzaron a escribir canciones que hablan de su historia y su dolor y las comenzamos a cantar, entonces nos volvimos emocionalistas con la música. Por ejemplo, se puede ver en México con los corridos, que cuentan la historia del narcotráfico. En Nicaragua, la música se usó para la revolución, en Latinoamérica, la música de protesta. Traemos una historia donde se usa la música para expresar nuestras situaciones de dolor y sufrimiento internos. Luego, cuando venimos al Evangelio, transferimos eso. Por eso cuando el latino que viene de la religión tradicional, y se hace evangélico, le cuesta identificarse con himnos clásicos.

¿Cómo cree que experimenta la presencia de Dios el adorador latino, es que Dios baja o está en medio de ellos?

Las dos cosas, porque en la mayoría de los cantos se pide que Dios descienda y se pide que Dios toque. Tiene que ver con lo que le digo, con la historia que hemos vivido, que la música la usamos para expresar lo que estamos viviendo. En ese momento venimos cargados, sentimos que todo se nos acabó necesitamos que alguien nos anime, que nos diga que si se puede. Las iglesias que tienden a expresar este tipo de adoración, son las que más crecen.

¿Tiene que ver la situación de inmigrante, muchas veces sin documentos, para acercarse a adorar con más pasión?

Si, porque mira a la iglesia como un Santuario de protección, de refugio, donde uno puede traer sus cargas y tiene la confianza de que Dios va a responder y lo va a liberar. Por eso las historias del pueblo de Israel, cuando estaba esclavizado en Egipto y son liberados, son muy clásicas en la música cristiana, porque hablan de liberación y de levantar a un nuevo estándar el nivel de vida. Y no sólo aquí, en nuestros países de Latinoamérica también hay discriminación entre el rico y el pobre, existe lo mismo.

Esto no existe mucho en la cultura “blanca” ¿Verdad?

Es más disimulada, en Latinomérica la discriminación es más abierta, especialmente porque no hay leyes. 

Cuando expreso mi adoración ¿Cambia mi corazón o el corazón de Dios?

Cambia mi corazón, lo que cambia en Dios es su respuesta hacia nosotros, su atención, porque la Biblia dice que si “vienes a mí y haces esto, entonces yo voy a hacer esto por ti”. Hay una promesa con una bendición, no es que Dios cambia su corazón porque ya lo tiene determinado, quien cambia realmente es uno.

¿Entonces el mayor beneficiado es uno?

Si. Es algo que yo constantemente repito en la Iglesia, les digo : “tengan ustedes bien claro que cuando vienen a la Iglesia no le están haciendo un favor a Dios, se lo están haciendo a ustedes mismos, porque ustedes son los que van a ser beneficiados por la gracia de Dios”. Dios en su misericordia y su gracia nos permite venir a adorar, eso es un privilegio.

Comments