La adoracion es la oportunidad para expresar gratitud a Dios

El Dr. Otto René Azurdia, originario de Guatemala, es pastor de una de las más numerosas congregaciones Latinas en los Estados Unidos.

This conversation was conducted by Jaime Lázaro in Spanish. Read it in English here.

El pastorea el Ministerio Llamada Final desde hace 27 años.

Recibió al Señor Jesús como su Salvador a la corta edad de 5 años, pero es hasta los 17 que tiene un encuentro personal e inicia el desarrollo de su propósito en Dios.

A finales del año 1,987 emigra a Estados Unidos y se hace cargo de la Iglesia que tenía unos 80 miembros como promedio. Actualmente, esta congregación supera los tres mil.

El ministerio del Pastor Otto Rene Azurdia se ha dado a conocer en el sur de California y a través del mundo, como un ministerio de avance y proyección dejando, un precedente de prosperidad y fé en Dios

De la amistosa conversación con el pastor, se destacan algunas declaraciones:

  • El Pastor Azurdia considera que la Adoración es la oportunidad para expresar gratitud a Dios. ¿Es el agradecimiento el elemento básico que nos permite acceder al Trono de su Gracia?
  • Hace algunos años, el Grupo Inspiración conformado por los músicos de esta Iglesia grabó canciones en vivo durante los servicios regulares, que incluyeron gritos, gemidos, suspiros y todo tipo de expresiones que suelen darse en el tiempo de Adoración en las Iglesias. Estas grabaciones se vendieron por millones, impactando a latinos en todo el mundo. ¿Necesitamos grabaciones más simples, naturales, expresivas y menos elaboradas para acercar a Dios a la gente?
  • El doctor Azurdia recuerda cómo antes se nos enseñó que Dios vivía en los templos y que los himnos de entonces cumplieron su objetivo. Pero ahora, la luz de los maestros ha hecho que la iglesia vea a un Dios más cercano, más de relación. “Cuando avanzamos en el conocimiento de Dios nos damos cuenta que el Señor tiene un cántico nuevo, tiene una inspiración nueva”. Nos dice. Pregunto: ¿Estaremos ya escuchando música que tocará a la próxima generación a la cual nos resistimos a aceptar?

Así va la entrevista:

Se que la Adoración es un cimiento fuerte en su ministerio ¿Qué es la Adoración para usted?
Desde mi punto de vista es la oportunidad que Dios nos dá de poder ofrendar algo que él busca. Como dice la Palabra, él “busca adoradores”. Es la oportunidad de la expresión de nuestra alma, de nuestro espíritu que busca a Dios como una respuesta a su bendición, a su gracia, a su bondad. Viene básicamente de una gratitud de un corazón que conoce la misericordia de Dios.

¿Puede una persona naturalmente empezar a adorar?
Desde el punto de vista bíblico siempre surge después del accionar de Dios. El acciona, entonces viene el reconocimiento, la gratitud, la adoración como respuesta del ser humano a la bondad de Dios. Esa ha sido la experiencia de nosotros. La alabanza y la adoración que damos es una respuesta al accionar de Dios al habernos alcanzado, salvado, tocado. Por eso respondemos en alabanza y adoración.

Aunque a veces la Adoración toca a la persona aún sin que haya sido convertida ¿Cierto?
Desde el punto de vista bíblico creo que no, porque la adoración es una respuesta al accionar de Dios. Lo que la gente puede experimentar en un momento dado es deseo de búsqueda, necesidad de Dios, porque la adoración es la ofrenda sublime de agradecimiento al accionar de Dios. Nosotros nos acercamos a Dios como seres humanos por necesidad pero eso no es adoración.

¿Se involucran nuestros sentimientos cuando adoramos?
Si, en la adoración se involucra nuestra alma, nuestro espíritu, nuestro cuerpo mismo.

¿Qué función cumplen nuestros sentimientos?
Nuestra alma es realmente el asiento de nuestros sentimientos. Voy a recordar el Salmo 103 donde David le habla a su alma y le dice: “alaba al Señor”. Ahí está recordándole al alma todos los beneficios de Dios. Y por esas razones la está motivando a hacerlo. Entonces, nuestros sentimientos, nuestra alma, está involucrada siempre. Nuestro espíritu debe motivar a nuestra alma a que sea agradecida.

¿Sirve el tiempo de Adoración para alcanzar a gente inconversa?
Si. Lo que hemos aprendido en la Palabra del Señor es que en la adoración se genera una atmósfera muy espiritual del mover de Dios, donde el Espíritu se mueve, Dios trabaja. Como dice Job, cuando Dios formaba la creación, las estrellas alababan. En esa atmósfera es que hemos visto que el Espíritu Santo se mueve tocando corazones, liberando a las personas, sanándolas y llamandolas a la conversión.

¿En qué lugar está Dios cuando se adora?
Desde el primer momento en que dos o tres están congregados en su nombre, ahí está, dice la Palabra del Señor. La presencia se activa en medio de la adoración, entonces le damos nosotros la libertad al Espíritu Santo para que se mueva. Algunos ministerios o congregaciones, toman como una ofrenda la adoración al Señor, pero medida. Es decir, dos coros, dos himnos. A nosotros el Señor nos ha enseñado la importancia de darle una buena ofrenda de adoración sin medida. Esto es un poco fuera de lo común, pero la experiencia ha sido enriquecedora. En ese tiempo, el Espíritu Santo empieza a moverse de tal manera que increíblemente hemos tenido cultos de 6 horas de alabanza y adoración. Esto porque hemos aprendido que en esos momentos tan especiales, Dios se mueve. Es lo que el alma y el ser humano expresa a Dios y es donde él aprovecha para trabajar sobre la gente. Tratamos de que no sea tan medido, tan formal este tiempo.

¿Inunda Dios todo ese lugar?
Su presencia viene, inunda y aparecen las cosas sobrenaturales.

¿Dios está en el ambiente?
Exactamente.

¿Dios está en la voz del que dirige?
Si, en la voz del sacerdote.

¿En la voz de los que cantan?
Exactamente, en las manos de los que ministran con los instrumentos. Es decir, todo el ambiente se satura de la presencia del Señor.

¿La presencia de Dios desciende o está ahí siempre envolviéndonos?
Diríamos que le damos oportunidad al Señor y se activa el mover de Dios. Porque él está en todo lugar, en todos lados, pero no en todos lados lo dejan trabajar. Es como presentarse al Señor y darle la oportunidad de manifestarse espiritualmente.

¿Hay algún hecho o suceso que aconteció durante un tiempo de Adoración y que usted siempre lo recuerda?
Si, recuerdo que en los inicios de mi vida cristiana, fui director de alabanza y también músico y trabajaba como presidente de jóvenes en la Iglesia. Recuerdo que un viernes por la noche, cuando me tocaba dirigir, tuve una experiencia única. Cuando estaba dirigiendo, pude ver claramente cuando el Señor tomó un cuerno de aceite y lo empezó a derramar sobre mi cabeza. Ese culto fue tan fenomenal, tan fantástico, sentí que el altar se elevaba a una dimensión especial. Desde ese entonces, he sido muy inclinado a darle tiempo a la alabanza y la adoración.

¿Cómo escoge usted a una persona para trabajar en la Adoración?
Hay una preparación bíblica que todos estamos teniendo, pero también hay llamados específicos que Dios hace y uno puede como el “viejo zorro”, olfatear, cuando el aceite de la unción de Dios está sobre un vaso. Como me pasó en esa oportunidad a mí, puedo percibir los vasos donde ese aceite está fluyendo. Entonces los habilitamos para que ellos fluyan. Muchos de ellos, posiblemente no son tan eruditos en la Palabra, pero tienen la unción y les vamos enseñando para que sepan atraer la presencia del Señor y ministrarla.

¿Es eso lo que ha pasado con los adoradores de esta congregación que han destacado afuera?
Si. Una de las cosas que Dios me habló antes de venir a los Estados Unidos y estoy hablando de hace 27 años, me dijo: “el poder que he puesto en ti allá crecerá y se multiplicará”. Estoy recordando la unción que cayó ese viernes del que te hablé. Entonces, cuando iniciamos la obra aquí, Dios permitió que eso empezara a fluir y a caer. Nos identificamos en el área como una Iglesia que adoraba y exaltaba al Señor por bastante tiempo.

Recuerdo que hace años, ustedes empezaron a grabar la música en vivo durante sus tiempos de Adoración. La música del Grupo Inspiración se ganó la preferencia del mercado cristiano
Tuvimos unas 18 grabaciones profesionales y otras en vivo, para compartir con el pueblo del Señor.

Incluyendo los gritos, los gemidos y las expresiones de la gente que junto la música, tocaron a millones de personas ¿Cierto?
Exactamente. Todas esas grabaciones fueron con tomas originales, respetándose como había fluído el espíritu. Algunas eran grabaciones del culto.

Tengo entendido que la respuesta de la gente los sorprendió a ustedes
Uno no se espera una respuesta así. Sólo Dios lo puede hacer.

¿Consideran las edades de las personas para escoger los temas de Adoración?
No, nosotros creemos que la inspiración puede venir sobre un anciano, sobre un niño o un joven. Lo importante es que esa persona esté conectada con el Señor, en esa búsqueda para que la inspiración le llegue.

¿Cómo piensa que los Latinos se imaginan a Dios?
Nosotros, como venimos de un transfondo religioso, donde nos enseñaron la Santísima Trinidad, tenemos ese concepto en la mente, de Dios que se manifiesta como Padre, Hijo y Espíritu Santo. A su vez tenemos la bendición, que por la misma situación que vivimos en nuestros países, nos refugiábamos profundamente en Dios. Aprendimos a traer su presencia espiritual y a disfrutar de sus bendiciones creyendo en su Palabra obviamente. Creo que nosotros percibimos que Dios es espíritu, que se mueve en medio nuestro.

Aunque para la gente es un padre, un amigo…
Obviamente, con todas la funciones que la Biblia marca, de Padre, Amigo, Consolador… pero en esencia es Dios que es epíritu, queriendo tener relación con cada persona.

¿Viene su gente al templo a dar o a recibir?
Es parte de la enseñanza. Nosotros, tratamos de enseñarle a la gente que en el mundo espiritual hay una regla, hay una ley que es: “todo lo que uno siembra, cosecha. Entonces, la “siembra” requiere un “dar”. Voy a dar servicio, alabanza, adoración, tiempo y Dios va a responder con cosecha. Y como lo dice la Escritura, si siembra abundantemente, abundantemente va a cosechar. Obviamente nosotros venimos al culto en primer lugar a darle a Dios alabanza, a darle a Dios adoración. Y como respuesta a eso, Dios nos contesta peticiones.

Aunque muchas personas vienen a la iglesia con la idea de recibir
Si.

Pero ustedes enseñan que hay que dar…
Aunque no se enseña específicamente del púlpito, se enseña con el ejemplo. En el momento en que empieza el servicio, el director motiva a la gente a darle al Señor la alabanza, a darle al Señor la adoración. Ahí les estamos enseñando a sembrar en alabanza, en adoración, para que Dios conteste.

¿Siempre usan los mismos ritmos como rock lento?
No, depende de la inspiración porque bíblicamente no hay un himnario que indique los ritmos. Nosotros tenemos de todos los ritmos, desde baladas, rancheras, rock mediano, cumbia, etc. Lo que importa es que Dios haya inspirado los temas y toque el corazón de las personas.

¿Cómo es que usted escoge una canción para ser incluída en la Adoración?
Vuelvo a lo que decía antes, como yo percibí lo que es el aceite de la unción en la alabanza, es como que lo olfatea uno. Uno de los coros que fue fantástico y tu lo has oído es el coro del Salmo 126, “cuando el Señor haga volver la cautividad, seremos como los que sueñan”. Ese coro es de un siervo de Dios, chileno. Yo lo oí en Guatemala, lo olfateé y me lo traje y fue una bendición tremenda. Es como el cocinero, como el catador de vinos, que sabe qué es lo que pega.

¿Es más sensible el inmigrante indocumentado que el que está establecido en este país, para adorar?
No usamos la palabra adorar, usamos “buscar al Señor”. La misma necesidad del inmigrante que no está legalizado, lo empuja un poquito más a buscar del Señor. Mientras que el que es Residente o Ciudadano, no tiene esa presión. De alguna manera, no es por la necesidad o la presión, que debemos buscar al Señor sino por amor. Entonces, el que ama al Señor lo va a buscar, sea ilegal o legal. El que realmente está amando al Señor, va a ser más constante.

Muchas personas vienen a la Iglesia en general para adorar, como que fuera el único lugar donde se puede hacer ¿Como trata este asunto?
Para nosotros, si, es un lugar donde tenemos la privacidad para poder acercarnos al Señor, pero les enseñamos que la Iglesia no es el único lugar porque Dios está en todas partes y le podemos adorar en la casa, en el carro, en todo lugar. Adorar representa obedecer, servir al Señor. Claro aquí lo hacemos para servir a los santos, pero un padre adora al Señor cuando es responsable de su casa, una madre cuando es amorosa con sus hijos, está sirviendo al Señor. Entendemos que eso es adorar, es obedecer al Señor.

Cuando usted conoció al Señor, hace varias décadas, se cantaban otras canciones que tal vez mostraban a un Dios más lejano ¿Cierto?
Lo que puedo ver es que la Iglesia en cierta manera ha tenido luz en los maestros que la han guiado. En esos años, la luz que había llegado a las mentes de los instructores en la Palabra, era luz de Dios, pero todavía tenía mucho tinte religioso, había mucho de la tradición religiosa. Una de las promesas que hay en la Palabra del Señor es que va a enviar la lluvia temprana tardía como al principio. Pero cuando uno estudia esa Palabra “lluvia temprana”, el original dice que va a enviar maestros. Entonces, la revelación ha estado viniendo, la luz ha estado viniendo y la Iglesia ha ido soltando religiosidad para irse más a la comunión con Dios, a relación con Dios.

Lo ha ido acercando…
La luz de los maestros ha hecho que la Iglesia vea que Dios no es un Dios de templos sino que es un Dios de relación. A nosotros nos enseñaron a persignarnos frente a los templos, porque ahí estaba la casa de Dios. Pero la luz de los maestros ha mostrado que Dios es un Dios de casa, de trabajo, de relación con nosotros. Un Dios que quiere estar metido en nuestro diario vivir no en un templo.

Actualmente no se proyecta a un Dios diferente sino de una manera diferente…
Lo estamos conociendo como una relación, antes lo conocíamos como una religión. La casa de Dios es la casa de Dios y se guardaba silencio pero afuera se podía hacer lo que quisiera. Era una enseñanza muy pobre de la realidad de Dios. Pablo mismo decía “en él vivimos, en él nos movemos”. Los maestros que en su tiempo nos enseñaron, nos redujeron a Dios a cuatro paredes.

¿Cuál es el tipo de contenido que piensa es lo mejor para proyectar en el tiempo de Adoración?
En el caso personal, yo tengo una comisión especial, porque a mi se me comisionó de parte del Señor, a través de una experiencia espiritual, basada en Joel 2:1 que es “Tocad trompeta en Sion, y dad alarma en mi santo monte; tiemblen todos los moradores de la tierra, porque viene el día de Jehová, porque está cercano”. Mi comisión es anunciar al mundo que el día del Señor está cercano. Obviamente, estudiando la Palabra, hemos podido entender que ese día no es de 24 horas, sino una serie de acontecimientos. Pero es un llamado a acercarnos a Dios, un llamado al arrepentimiento, un llamado al avivamiento. Es un llamado incluso a la bendición, porque el día del Señor conlleva todos esos acontecimientos. En mi caso, soy muy inclinado a desarrollar la fe en la Palabra del Señor. El mensaje va saturado en un 80 por ciento a creerle a Dios, no a creer en Dios. Tenemos que desafiarnos a creerle a Dios, a hablar el lenguaje de la fe, a buscar la relación con Dios. Cuando hablamos de una relación con Dios, hablamos de un Dios vivo, por eso desafiamos a la gente a que tenga comunión con Dios porque Dios puede hablarle, puede tocarle y hacer un milagro en su vida. Que la gente tenga esa fe, que no es un Dios que está en el cielo sino que es un Dios Espíritu Santo que está aquí en medio nuestro.

Entonces, el contenido tiene que ver con esta visión…
Es como un libro de recetas que sirven para hacer comida sabrosa, pero si no pongo los vegetales y los condimentos que el libro me dice, no voy a saborear la comida.

En cuanto a expresión física durante el tiempo de Adoración ¿Hay limitaciones?
Nosotros como ministerio damos una completa libertad, siempre y cuando no hagamos desorden o afectemos a otras personas. Pero hay una completa libertad, en nuestros servicios hay gente que levanta las manos, que llora, que grita, que se ríe, que corre, que salta, pero siempre tratando que no afecte a los demás. Esto por la regla que Pablo dice “si comer carne es ocasión de tropiezo, no comeré”. La expresión nuestra es como David en el Tabernáculo, expresándose con todo lo que tenía.

¿Qué tan importante es la Adoración en su liturgia?
Todo va concatenado, todo va unido. Incluso, las personas que van a ministrar, a dirigir, a tocar, toman un tiempo de oración antes de cada actividad. La idea es preparar nuestro corazón, sensibilizarnos para ser canales de bendición.

¿Se limitan ustedes con algunos ritmos musicales o usan todos?
Vuelvo a lo mismo, si el coro trae el impacto de la unción, lo cantamos. Por ejemplo, tenemos ritmos de rock que han sido una bendición, rancheros y baladas lo mismo. Ahora tenemos un ritmo que es bastante pegajoso y ha sido una bendición. Como no hay una instrucción donde Dios dice “estos ritmos quiero”, es criterio del Pastor y de los Líderes de Alabanza el seleccionarlos.

¿Usan himnos de antaño?
Yo fui miembro de congregaciones donde cantábamos con himnario, eran himnos solemnes muy bonitos. En ese entonces, la luz había llegado a nosotros y en un momento dado se pensaba que esos eran los coros de Dios. Pero cuando avanzamos en el conocimiento de Dios nos damos cuenta que el Señor tiene un cántico nuevo, tiene una inspiración nueva. Esos himnos, en su momento cumplieron una función. Himnos hermosos, preciosos, que cumplieron con un objetivo en ese entonces, pero no podemos quedarnos estancados en esa época.

Habiendo tenido la experiencia de cantar himnos y luego ver esa transición ¿Cree que la comunidad hispana ha respondido bien al cambio?
Los que hemos vivido la historia de la Iglesia en las últimas décadas, podemos dar testimonio que es como las olas del mar. La ola nueva va a encontrar resistencia de la ola vieja. Cuando comenzó la Iglesia a variar un poquito el uso de los himnos solemnes, conservadores, tradicionales, mucha gente se fue de la Iglesia, pero al mismo tiempo que unos se fueron otros llegaron. Los que se fueron se mantuvieron en ese estilo y los que vinieron, avanzaron a otra dimensión de adoración. Es como todo, siempre van a haber grupos rezagados que van a quedarse con lo tradicional.

¿Cree que el cambio en la adoración musical ha permitido el crecimiento en la Iglesia Latina?
Si, la inclusión en la Iglesia de la Alabanza y la Adoración, ha sido como una red de pesca.

¿Se refieren a Dios como un ser masculino?
Como un Padre, así como Jesús lo dijo: “Padre nuestro…”.

¿Tienen arte en la Adoración?
Se ha incorporado un poquito de danza tipo “corro”, una danza ensayada.

¿Qué es corro?
El corro es ese baile en grupo, ensayado. También se ha hecho algo con influencia de ballet en la danza.

Hay elementos que son resultado de la Adoración, como quebrantamiento, paz, liberación ¿Piensa usted que hay elementos básicos que deben visualizarse?
Es ahí donde está el secreto que hemos conocido. David tocaba el arpa y Saúl se liberaba. Hemos entendido que la música y la alabanza, son un arma poderosa para el quebrantamiento de la dureza del corazón, para la liberación e incluso para la sanidad. Yo he ido a algunos lugares donde usan la música como terapia de sanación.

Tal vez usted no responda la pregunta, pero ¿Hay alguna explicación fisiológica al decir que la música es un buen conductor del mensaje espiritual?
Yo creo que ahí tendríamos que auxiliarnos de algunos estudiosos de la mente para que nos explicaran cómo es que las frecuencias musicales afectan nuestro ser, porque es innegable que una frecuencia musical o nos relaja o nos pone emocionales, melancólicos, etc. Esas frecuencias que llegan al cerebro deben tocar algunas neuronas para provocar eso.

¿Tendrá que ver con el hecho que el creyente dispone su tiempo solamente para recibir eso?
La disposición es básicamente uno de los puntos más importantes para todo. Jesús lo dijo: “Si alguno tiene sed, venga”.

Algunos pensadores afirman que nuestra mente está siempre ocupada con cosas del pasado, del presente y del futuro. Entonces, cuando nos disponemos a venir al templo para adorar, estamos en el tiempo presente –donde habita Dios- y él se comunica. ¿Qué piensa?
Tiene mucho sentido.

Volviendo a lo anterior ¿Podemos considerar que liberación, quebrantamiento, paz, espiritualidad, son el resultado de un tiempo óptimo de Adoración?
Claro, la experiencia nos ha enseñado que una buena adoración, trae una manifestación fantástica de sanidad, liberación, bendición en la persona.

¿Por qué a veces un adorador no llega a ser un buen canal?
Me inclinaría a pensar, que si un adorador no está transmitiendo apropiadamente el mensaje, es porque está mal ubicado, no es su posición. Porque en el cuerpo de Cristo, el miembro bien ubicado, genera crecimiento. El problema que hay es que –como en el fútbol- somos “delanteros” y queremos jugar de “defensas”. O somos “porteros” y queremos ser “delanteros”.

Comments