El ciclo de algunos adoradores famosos ha concluido

Ahora el desafío es de la Iglesia, dice el pastor Rene Molina

This conversation was conducted by Jaime Lázaro in Spanish.  Read it in English.

Es el 1 de Diciembre de 1986, cuando el Pastor Rene Molina se hace cargo de un recién formado grupo de 30 personas que se quedó sin lider. Nuestro personaje, nacido en El Salvador, inicia lo que sería la Iglesia Restauración Los Angeles, una numerosa congregación que reúne actualmente a unas 3 mil personas.

Debido al rápido crecimiento, cada cierto periodo, por razones de espacio debieron buscar locales más grandes, hasta llegar a su actual edificio, que era un teatro abandonado en la esquina de Adams y Crenshaw, en Los Angeles.

René Molina no solo trabajó para la consolidación de su congregación. Fue parte activa en abrir congregaciones filiales en el Valle de San Fernando, El Monte, Oceanside, SouthBay, Santa Ana, Bakersfield, South Pasadena, todas ellas en el Estado de California. Pero también en Michigan, Oregon, Chicago, Texas y Australia.

La conversación, llevada a cabo en el corazón de Los Angeles, cerca del Staples y el Centro de Convenciones, fluyó de manera especial. Durante el diálogo, algunas declaraciones llamaron la atención y aquí las rescatamos:

  • El Pastor René Molina destaca el papel de las emociones en la Adoración. “No se puede divorciar la emoción de la parte espiritual, porque a veces se tiende a criticar la expresión emocional como algo sin fundamento”, agrega. ¿Nos priva de una experiencia más profunda el evitar las emociones durante la adoración?
  • Durante la entrevista, Molina dice que debemos usar otras expresiones de Adoración como el dibujo, la pintura, la danza, el teatro, la televisión y el cine. “No creo que Adoración solo sea música o meterme a un lugar de cuatro paredes y levantar mis manos”, puntualiza. ¿Está lista la comunidad Latina para expresar Adoración de otras maneras?
  • Nuestro interlocutor considera que algunos de los adoradores conocidos ya han cumplido su ciclo, que contribuyeron para entender la tarea de la Adoración, pero que ahora, el desafío es de la Iglesia. ¿Debe la Iglesia poner más atención a sus talentos locales y ser bendecidos con su música como lo fueron con los “famosos”?

La entrevista completa:

¿Por qué enfatizar la Adoración en la vida de la Iglesia?
Creo que entre las prioridades de la Iglesia, el aspecto de la adoración es fundamental porque no sólo expresa tu amor por el ser que adoras, sino que a la vez, el ser que adoras es un ser que busca adoración genuina. Considero que la adoración es fundamental.

¿Cómo crees que el Latino visualiza a Dios en el tiempo de Adoración?
Lo visualiza primero como un ser eterno, como se nos ha enseñado desde niños. Luego viene el momento en que se tiene una experiencia con él y a través de esa experiencia es que quieres expresar algún tipo de sentimiento hacia él. Es obvio que influye mucho tu cultura, tu experiencia de fe y el anhelo de encontrar nuevas formas de adoración.

¿Es que Dios se manifiesta a las personas de maneras diferentes?
Si, de maneras diferentes, ocupando tu experiencia de fe, tu experiencia cultural y tu deseo de tener experiencias frescas con Dios, en el nivel de espiritualidad que estés.

¿Qué papel juegan las emociones en el tiempo de adoración?
Yo creo que es clave. No se puede divorciar la emoción de la parte espiritual, porque a veces se tiende a criticar la expresión emocional como algo sin fundamento.

En el caso de ustedes específicamente ¿Cómo manejan el tiempo de adoración de tal manera que las emociones como la espiritualidad puedan generar ese despertamiento en las personas?
Yo creo que el enseñar la combinación de expresar lo que hay dentro de tu corazón. Entonces no puedes estar solamente apelando a lo espiritual sin combinar lo emocional. Nosotros enseñamos a la gente que sean naturales con Dios en su expresión de adoración. Porque la adoración no se puede enmarcar, porque cuando se enmarca ya no es una adoración genuina, es una adoración “reproducida o fotocopiada”. Si decimos “canta así, hazlo así”, ya no es natural, nuestro deseo en el caso personal es enseñar a la gente a ser natural.

Entiendo que el anhelo de cada pastor es que su gente ofrezca su vida en Adoración al Señor. Y la enseñan en su tiempo de Adoración. Pero ¿Cómo les enseñan a que esa actitud debe ser una constante en sus vidas?
Lo hacemos definiendo lo que es adoración, y adoración es un estilo de vida. Adoración no es -como popularmente se conoce dentro de la terminología cristiana- tres coritos suavecitos o un coro calmado. Esa es una jerga religiosa porque adoración es un estilo de vida. Es honrar a Dios con tus defectos y tus virtudes en el diario caminar de tu vida. Solo llegar a tener un momento de exclusividad o dedicación dentro de tu afán diario, en un lugar que puede ser un templo, un parque, un café, sólo o con un grupo de personas, con música o sin música. Y ahí, expresar con tu boca lo que es tu vida y lo que hay en tu corazón.

¿Piensas que como Iglesia hemos fallado al “enseñar” que la Adoración es aquí donde hay música?
Yo creo que si, porque hay muchas cosas por corregir en el trabajo que hemos hecho a través de los años. Yo no digo que lo de ayer no ha sido bueno, pero hay que reconocer que hay cosas que no se han hecho bien. Y uno de esos elementos que mencionas es fundamental, porque los humanos tenemos la tendencia a tomar el lugar casi de dioses. “Hazlo de esta manera para que Dios te oiga”, eso no se llama adoración, se llama manipulación. Hemos cometido muchos errores, pero es importante la sencillez y la humildad, reconocer lo que podemos corregir y tratar de entender qué es lo que Dios quiere que hagamos hoy en cuanto a eso.

¿Piensas que hay otras expresiones de Adoración aparte de la música?
Lo creo con todo mi corazón. Debemos usar la música, por mencionar algunas, el dibujo, la pintura, la danza, canciones e inspiraciones nuevas, ritmos, géneros musicales, teatro, televisión, cine. No creo que adoración solo sea música o meterme a un lugar de cuatro paredes y levantar mis manos.

¿Piensas que la música es un buen canal para que los Latinos abran su corazón a Dios?
Yo creo que en todas las culturas, pero los latinos somos muy especiales porque somos bastante emocionales. Insisto, como dije antes, y no es que sea malo, pero somos así, el humano el un ser musical, incluso los niños siguen los ritmos desde pequeños. Como Latinos somos muy expresivos y no somos muy dados a escuchar concierto de música clásica, somos más movimiento porque culturalmente somos así.

¿Piensan los Latinos que Dios desciende cuando adoramos o que siempre estuvo ahí?
Pienso que existen diferentes tipos de personas, todo depende de su desarrollo espiritual y de su influencia cristiana, religiosa, de su transfondo teológico. Porque hay gente que llega a cantar solamente porque todos cantan. Hay gente que llega a cantar porque en ese momento quiere encontrarse con Dios y una canción dice mucho para él o para ella. Hay gente para quienes la adoración lo lleva a otro nivel de comunión con Dios.

Considerando que la motivación para adorar es diferente en cada persona, pregunto: ¿Qué porcentaje de personas vienen para dar y para recibir?
Tiene mucho que ver con el lugar en dónde estás, porque la mayor parte de cristianos siempre tenemos el concepto de que voy porque Dios me va a dar, porque somos así.

O vengo para sentir la presencia de Dios…
Exacto. Pero hay gente que al caminar va entendiendo que también tu puedes dar tu corazón, tu canción, tu adoración, tus emociones, tu espíritu. Todo depende del entendimiento de la adoración de la persona, pero también de la enseñanzas que damos en el templo.

¿Es el tiempo de la Adoración una amalgama de nuestras emociones con nuestra espiritualidad?
Yo creo que si tratamos de entender lo mejor que podamos el sentido de la adoración, vamos a encontrar una amalgama desde los tiempos bíblicos. Por ejemplo, David, cuando el Arca entró a Jerusalén cayó una amalgama de un deseo espiritual y de una expresión emocional. Dice la Biblia que él daba vueltas, el original dice que eran giros violentos, una amalgama de expresiones. Un Pablo cantando con Silas en la cárcel, qué sentido tiene. Hay una combinación de espiritualidad con sus emociones en ese instante. Yo creo que eso ha sido siempre, creo que uno tiene que entender que el principio no ha cambiado y hay que saber expresarlo. No estoy a favor de personas que atacan lo emocional, el hecho que no seas una persona emocionalmente expresiva no quiere decir que porque alguien lo sea, esté haciendo algo malo o incorrecto. Yo creo que Dios recibe tu silencio, tu parte introvertida como también la expresividad de quien no es así.

¿Debe tener un espíritu de adorador la persona que escoges para servir en la Iglesia?
Honestamente, nunca he visto ese detalle como un elemento distintivo para servir. Lo que hemos buscando casi siempre es que sean convertidos, que tengan buen testimonio, que amen al Señor, que amen su obra, que sean gente comprometida. Uno ya presupone que la adoración viene incluída en la persona.

¿Piensas que la situación de inmigrante tiene que ver con una mejor conexión en la Adoración?
Yo creo que tiene que ser un proceso, porque si somos inmigrantes y recién llegamos, traemos el casete musical de allá, del otro lado. Es obvio que vas a buscar musicalmente lo que suene al tono que tu estás acostumbrado, pero van a suceder dos cosas: O te quedas el resto de tu vida en ese mismo tono o eres de las personas que quieren experimentar algo fresco y comienzan a escuchar otro tipo de música, que en un momento llegan a reconocer que también es adoración. Existen de los dos casos.

¿Es una traba el machismo para que los latinos ablanden su corazón?
Yo creo que si, lo he visto por mucho tiempo. Cuesta ver a ciertos hombres ser quebrantados, les lleva tiempo. Pero cuando tu ves a una persona donde el Espíritu Santo logra encontrar ese acceso en alguien culturalmente machista, cuando se quiebra, uno se da cuenta que algo diferente está pasando en él.

¿Crees que en algunas iglesias se muestra el machismo desde el púlpito?
Definitivamente, estoy cien por ciento seguro de eso. El machismo no es nada agradable ni beneficioso para nadie. Y no estoy discutiendo la autoridad que Dios da al hombre a ser cabeza porque ese es otro tema. Pero yo creo que si y cuando eso ocurre, es preocupante.

¿Cómo te refieres al Espíritu Santo, como masculino o femenino?
Entiendo la terminología bíblica, especialmente el término hebreo, entiendo que es un término neutro, pero en lo personal lo hago como que fuera masculino. Por otro lado, comprendo su ternura, porque el Espíritu Santo es firme pero es tierno. Pero la tendencia es así, como el padre es masculino, su espíritu es masculino también. Pero entiendo teológicamente y viendo el significado que es neutro, aunque no le damos mucho realce a ese detalle.

¿Por qué crees que la gente que viene a adorar y experimenta quebrantamiento no cambia su vida?
Creo que son decisiones personales, porque Dios nunca te va a obligar a hacer nada que tu no quieres hacer. Con cada uno, Dios tiene un proceso completamente diferente.

¿Tiene que ver con el director de Adoración, con la Iglesia o con la persona?
Con la persona. La iglesia es importante, el que dirige es importante, pero tu puedes estar adorando en el mismo cielo con una banda de ángeles, pero si en tu corazón no hay una disposición de ser tocado, no va a pasar nada.

Treinta o cuarenta años atrás se usaban temas diferentes a los que usamos ahora. Y cambiaron los ritmos y las líricas ¿Piensas que esas letras mostraban a un Dios diferente comparando con la líricas contemporáneas?
Yo creo que no, pienso que todo tiene que ver con el corazón de la persona. Porque yo he vivido las transformaciones musicales desde 1979 que me convertí, cuando comenzaron a emerger grupos musicales juveniles que a los mayores les parecía una blasfemia. Eso lo he seguido mirando en los 80s, 90s, en el 2000 y en el presente. Yo creo que tiene que ver más con el corazón de la persona.

Me refiero específicamente a líricas de antaño que decían “más allá del sol” o “allá en el cielo…”. Y ahora tenemos temas que dicen “te vi en un niño de la calle”. ¿Has visto variantes?
No, yo creo que todo es cuestión de etapas que vive la Iglesia, no puede ser el presente peor que el pasado, porque la Biblia dice que son “nuevas cada mañana sus misericordias”. También yo creo que sería un error decir que el pasado fue malo. Creo que la etapa del pasado cumplió su ciclo, ahora vienen nuevos ciclos, pero es el mismo Dios. Cada etapa ha tenido su nivel de sinceridad y el que ha tenido sinceridad y transparencia en su corazón ha disfrutado de esa etapa y ha sido trasladado a la siguiente etapa. Ahora, si te aferras al pasado y sigues diciendo que tu pasado de adoración era mejor que el presente, algo está mal. Porque si tu pasado es mejor que tu presente, tu presente deja mucho que desear.

Esta renovación musical generó el surgimiento de mucha gente grabando y cantando en las iglesias. Hasta hace unos años disfrutábamos de grandes eventos con gente famosa en el medio cristiano y ahora no vemos mucho. ¿Es que esa etapa está pasando?
Yo voy a hablar de lo que he visto. Yo he visto ministerios musicales que han cumplido su ciclo y que si trata de hacer algo como se hizo en el pasado, sencillamente no funciona, hablando en una ciudad tan importante como Los Angeles. Yo creo que los ciclos se cumplen, por eso es que vemos a personas que eran cantantes y ahora son pastores, porque han cumplido un ciclo. Ahora, hay casos que son especiales, que después de 20 ó 25 años siguen cantando e impactando aunque no tanto en conciertos. Por lo menos, hablando en el caso de Los Angeles.

Recuerdo que hasta hace poco esperaban que lleguen los “adoradores” para que hagan el trabajo de la Iglesia ¿Cierto?
Ahora ya no.

¿Es que la Iglesia está siendo desafiada a hacer el trabajo que tiene que hacer?
Yo creo que si. Ellos (los adoradores) han contribuido mucho para que la Iglesia entienda la tarea de la adoración, que cada individuo y cada congregación tiene que hacer. Los que no entiendan eso, sencillamente se van a ir quedando. Es como querer usar el “Long Play” que usábamos en aquella época, cuando ahora puedes tener 10 mil canciones en un IPhone. Son cambios que a veces no queremos aceptar, no se si por conveniencia o porqué, ya que es obvio que yo no quiero que esto llegue a su cierre. Dios no se puede quedar todo el tiempo esperando complacer conveniencias. Hay un Reino que sigue avanzando, nos guste o no. Es como un Elí que se molestaba cuando Dios le comenzó a hablar a Samuel. Ya su ciclo había llegado al final, aunque habían elementos de descuido espiritual, etc. No digo que los que están cerrando ciclos les está pasando eso, pero si creo que hay entender que hay ciclos y la música es así.

¿Es que las iglesias ahora están poniendo más esfuerzo y dedicación en el área de la Adoración?
Yo creo que si, las Iglesias van como enfocándose más en que ese momento sea una experiencia personal con Dios.

¿Cambia la adoración el corazón del adorador o la actitud de Dios?
La actitud de Dios no, porque siempre está dispuesto. Si tu corazón es sincero, aunque solo puedas palmearle, el te la recibe (la adoración), aunque tengan una guitarra con solo 3 en vez de seis cuerdas, te la recibe si hay una actitud sincera.

¿Es la Adoración una garantía de cambio?
Si es genuina, si. Pero si no es genuina, no.

¿Quién es el mayor beneficiado en la Adoración, Dios o la persona que adora?
La persona, Dios no. El sigue siendo el mismo, lo adoremos o no lo adoremos. Yo he visto a gente transformada en la adoración, he visto corazones endurecidos ser transformados. Yo he visto a jóvenes apartados del Señor que vuelven a encontrarse con Dios en un tiempo de adoración, hay cambios y transformaciones.

¿Ayuda el hecho de que la Adoración sea colectiva?
Si ayuda porque dos son mejor que uno. Consciente o inconsciente puede modelar a los nuevos.

¿Visualizan las personas a un Dios que observa satisfecho que lo adoren o lo ven como alguien que está en ellos y en medio de todos?
Yo creo que lo visualizan activo. En un momento de adoración genuino hay salvación, reconciliación, sanidad, provisión, fe, fortaleza, un “chorro” de cosas. Lo perciben como alguien que está dentro y en medio, vivo y activo, no es como un Sultán que le están dando aire. Como dijo Jesús, el busca adoradores, porque Dios quiere bendecirnos a través de la adoración.

¿Cuál es la expectativa del pastor cuando prepara este tiempo?
Un encuentro de la gente con la presencia de Dios. Un liberar, un sanar, un fortalecer, un ayudar, un auxilio, un consolar, un toque en la cabeza, un decirte “aquí estoy contigo”. Saber que hay un Dios grande a tu lado que te va a sostener en las buenas y en las malas. En lo personal, eso es lo que anhelo, que cuando no esté con ellos, sepan que el Dios que adoran es un Dios vivo y poderoso.

¿Por qué los pastores se quejan de lo difícil que es trabajar con músicos?
Trabajar con gente es difícil, con todo tipo de gente, pero en cierta manera lo que pasa con ellos, es que como son talentosos, se la creen. Pero ahí viene el trabajo del pastor, de pastorear a esos talentosos y enseñarles que aunque sean talentosos, nunca van a ser más talentosos que Jesús. Y a Jesús le caracterizaba la obediencia, el servicio, la humildad. Hay que estar trabajando, más que en lo musical, en el carácter de ellos.

¿Consideras el tiempo de Adoración como una herramienta de alcance?
Si lo es, claro, lo he visto a través de los años. A la gente le encanta la música, a los muchachos, hasta a los inconversos les encanta la música, aunque los géneros musicales sean diferentes, pero llevan un mensaje.

¿Cómo escoges las canciones?
En lo personal, la clave es que me ministre a mi primero. Si me ministra a mi que soy un necesitado, y que soy el pastor de la Iglesia, va a ser bendición para la gente, eso yo lo he visto y vivido por años.

Comments